en

José Manuel Rebolledo, director ejecutivo CONAF: “Ante los nuevos desafíos, el eje del cambio climático es uno de los prioritarios para la institución”

Durante la época estival, el trabajo que realiza la Corporación Nacional Forestal (CONAF) adquiere un gran protagonismo, dado que los incendios forestales se toman la agenda. Pero a su vez, la Corporación está pasando por un momento de definiciones, dado que actualmente se está discutiendo en el Parlamento el proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas, iniciativa que podría cambiarle el rostro al organismo.

A su vez, CONAF está trabajando intensamente en la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV), así como también destaca su labor articuladora en el Consejo de Política Forestal, que tiene como objetivo delinear el futuro del sector para los próximos 20 años.

Por lo tanto para profundizar en estas importantes temáticas que serán claves para el futuro del país, conversamos con el director ejecutivo de Conaf, José Manuel Rebolledo.

¿Cómo se han preparado para la temporada de incendios 2018 – 2019 en materia de recursos humanos y técnicos, coordinación interministerial, con fuerzas armadas y de orden y de cooperación internacional?

Para el período de mayor ocurrencia de incendios forestales 2018-2019, CONAF ha reforzado las acciones de prevención y combate de estos siniestros, gracias al apoyo del Gobierno tras aprobarnos un presupuesto de $ 53 mil millones, cifra jamás antes alcanzada en materia de incendios.

Esto nos ha dado la posibilidad de disponer de una importante fuerza de combate, consistente en 45 aeronaves, 2.800 brigadistas y 220 brigadas, lo que sumado a las aproximadamente 50 aeronaves de las empresas forestales y 3.000 brigadistas permiten señalar que ahora nos encontramos mejor preparados para enfrentar este tipo de emergencias. Esta mayor disponibilidad de recursos se traduce en que podamos llegar con mayor prontitud al ataque de los incendios para su control en corto tiempo.

De hecho, ya a fines de noviembre registrábamos menos cantidad de incendios y menos superficie afectada en comparación con la temporada pasada. Hemos realizado un intenso trabajo de preparación, coordinándonos con los distintos organismos ligados a los incendios, como ONEMI, CORMA, Bomberos, Carabineros, PDI, Fuerzas Armadas, Ministerio Público, gobiernos regionales, municipalidades y la misma comunidad. Hay una mejor organización, lección aprendida de los grandes incendios del 2017.

A nivel internacional, tenemos convenio de colaboración con diferentes países, entre ellos Portugal, Brasil, Argentina, España y Estados Unidos. Con la Cancillería, la DGAC y otros órganos del Estado hemos creado un protocolo para facilitar la entrada de personal y aeronaves que vengan a ayudarnos en caso de requerirlos.

Respecto a la prevención, junto con las empresas forestales conformamos la Red de Prevención Comunitaria, visitando y capacitando a los vecinos de unas 400 comunidades rurales, principalmente de aquellas zonas identificadas como críticas por la generación de incendios forestales.

En esas actividades damos a conocer medidas de seguridad y cómo aplicarlas, por ejemplo, cortafuegos, podas, manejo de desechos, de maleza, de pasto seco, entre otras acciones. Hemos detectado también que herramientas que lanzan chispas, como soldadoras o galleteras, han sido fuente de incendios al ser usadas en zonas de vegetación. Hacemos un llamado a no usarlas cuando están cerca de combustible vegetal.

 ¿Cuál es la posición de Conaf frente al proyecto de ley que creará el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas? ¿Algún reparo a la iniciativa?

 Es un proyecto de ley que viene desde hace algunos años y que cuenta con el respaldo del Gobierno y su tramitación es gestionada por el ministerio del Medio Ambiente, por lo cual no hay comentarios al respecto. CONAF seguirá administrando y gestionando las áreas silvestres protegidas mientras tenga la potestad.

 ¿En qué pie está el proyecto que crea el Servicio Nacional Forestal? Del proyecto ingresado en la administración anterior ¿Qué elementos se mantuvieron y qué aspectos nuevos incorporaron como prioridades?

 El proyecto se encuentra actualmente en las comisiones unidad de agricultura y medio ambiente y recursos naturales del Senado, donde se recibieron las propuestas de modificaciones, y donde el interés del ejecutivo, a través del ministerio de agricultura y CONAF, fue reforzar las funciones y también lo relativo a laboral.

 

Bosque nativo y cambio climático

 

¿Qué importancia tiene para Conaf hoy el bosque nativo y cuáles son sus líneas de acción y fomento en esta materia?

La superficie total de bosque nativo en el país es de 14.633.779 hectáreas, de las cuales el 25,71% pertenecen al Sistema Nacional de Áreas Protegidas del Estado (SNASPE), y el resto en predios particulares y fiscales, que alcanzan a 10.871.553 hectáreas. Actualmente contamos con la Ley 20.283 sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento forestal, promulgada el año 2008, y que incentiva a través de fondos concursables, el manejo y recuperación de este recurso y también la investigación científica.

Sin embargo, luego de 10 años de aplicación de esta ley, se puede afirmar, sumado a lo indicado en diversas evaluaciones de ella, que es necesario realizar modificaciones importantes en el articulado, mejoras en la gestión y alianzas con el sector productivo, dado su bajo impacto, tanto en los mismos bosques y propietarios, para su mejor aprovechamiento, utilización y cobertura, que la lograda hasta la fecha.

Por lo mismo, mientras se trabaja internamente en el tema, también se ha canalizado las demandas externas existentes, a través del Consejo de Política Forestal, donde la comisión temática de bosque nativo, tiene como prioridad elaborar sugerencias para la mejora de normativas y procedimientos de esta ley.

En la actualidad existe un amplio conocimiento para abordar y entender el rol de los bosques, a nivel local, regional y global, lo que se observa reflejado en acuerdos y convenciones internacionales que nuestro país ha suscrito en torno al cambio climático.

La superficie de bosque puede ser manejada de manera sustentable al considerar las variables ambientales sociales y económicas, cumpliendo diferentes objetivos ya sean estos de preservación, protección y conservación o de uso múltiple. Ese es el gran def´+io que mantenemos.

Conaf lanzó en 2017 la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV)  ¿Cuáles son los resultados o avances preliminares?

A la fecha se ha avanzado paralelamente en la fase de Implementación y la fase de pagos por resultados. En la fase de implementación están los proyectos demostrativos en distintos territorios, incluyendo las regiones de Arica y Parinacota, Coquimbo, Valparaíso, Metropolitana, O´Higgins, Maule, Biobío, La Araucanía, Los Ríos, Aysén y Magallanes, los cuales corresponden a proyectos de Manejo Sustentable de la Tierra (MST), financiado por GEF; proyectos de restauración financiados por el Programa Nacional ONU-REDD (FAO, PNUD y ONU Ambiente); proyectos de silvicultura preventiva financiados por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE); proyectos de restauración post incendios financiados por GEF Corredores Biológicos de Montaña, entre otras iniciativas, avanzando fundamentalmente en las acciones de forestación, restauración y manejo sustentable vinculadas a los compromisos establecidos en la Contribución Nacionalmente Determinada (NDC, siglas en inglés) de Chile.

Por otra parte, se está en etapa de negociación con el Fondo de Carbono del Fondo Cooperativo del Carbono Forestal (FCPF, siglas en inglés) para acceder al pago por resultados, donde el país podría percibir recursos provenientes de la reducción de emisiones generada por las acciones ejecutadas en el marco de la Estrategia Nacional de Cambio Climático y Recursos Vegetacionales (ENCCRV), esperando firmar el primer acuerdo de pagos por reducción de emisiones de Latinoamérica en 2019.

Además, en esta misma fase el Fondo Verde del Clima (GCF, siglas en inglés) abrió la opción de postular, por lo cual se está avanzando en conjunto con FAO en esta postulación.

¿Cuál es la mirada y prioridades en esta materia para la institución?

 En el último Consejo Directivo de CONAF, en la misión definida para la institución ante los nuevos desafíos, el eje del cambio climático es uno de los prioritarios, precisándose que es una de las prioridades de trabajo, sobre la base de “la mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático”, porque es la forma en que lograremos el manejo sostenible en el sector.

Además, estamos en el trabajo vinculante con el ministerio del Medio Ambiente en la elaboración de una Ley de Cambio Climático, mandatada por el Presidente de la Republica.

 

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

Cacería ciclista

Humedales un bien y un patrimonio común