in

Técnicas campesinas para enfrentar el cambio Climático

Agustín Infante Lira
Ingeniero Agrónomo,
Magister en Desarrollo Rural, doctor en Agroecología
Director regional del Centro de Educación y Tecnología (CET),
Yumbel, Región del Biobío.

Muchas familias campesinas han emigrado a la ciudad dado las malas condiciones sociales y del estado de sus recursos naturales. Hoy se suma los graves efectos del cambio climático. Sin embargo, también podemos encontrar a diversos grupos que han sido capaces de buscar, ingeniar y adaptar diversas estrategias socioeconómicas y agroecológicas para hacer frente a estas nuevas condiciones.

Estos “modos de hacer”, esta sabiduría heredada, generosa por su simpleza y eficiencia, son las que no solo deben ser fomentadas, sino que observadas con atención, ya que se trata de conocimiento materializado y puesto a prueba en complejos contextos ecológicos y socioeconómicos como es el que enfrenta hoy la familia campesina.

Con diversas comunidades rurales, de distintas regiones del país, compartimos experiencias campesinas que muchas veces son opacadas por otro tipo de tecnologías que requieren de mayores inversiones y dinámicas. Consideramos que lo relevante es fortalecer redes, sabiduría y prácticas para enfrentar decididamente el cambio climático.

Bienvenidas las grandes convenciones y acuerdos internacionales, más aún cuando se traducen en políticas, programas, planes y acciones concretas al alcance de quienes quieran incorporarlas para enfrentar los desafíos ambientales, rescatando la riqueza y belleza de prácticas centenarias.

 

 

Aquí algunas ideas y medidas

Intercambiar, rescatar y cuidar de semillas más rústicas y resistentes a condiciones adversas de su localidad. Están adaptadas a las condiciones locales de clima, suelo y agua.

Diversificar sus cultivos y frutales de manera de disminuir los riesgos por algún evento específico climático. De esta forma siempre podrán contar con cosecha y alimentos para su familia.

Adaptarse y utilizar cada vez con más frecuencia tecnologías de energías alternativas o más eficientes en el uso de la leña. Incorporan hornos de barro, secadores solares y paneles fotovoltaicos para sus bombas de agua, casas y cercos eléctricos.

Realizar un manejo adecuado del agua. Cosechar el aguas de las lluvias, construyen pozos profundos, almacenar y realizar una distribución eficientes del agua por medio de cintas y goteros de riego.

Tomar conciencia de la importancia de proteger y mejorar su suelo, aplicando menos abonos químicos y pesticidas y favoreciendo la utilización de abonos orgánicos de manera de asegurar un buen contenido de materia orgánica de su tierra. No realizar quemas de rastrojos y mantener una cubierta vegetal sobre el suelo.

Implementar infraestructura para protegerse de las inclemencias del clima como invernaderos, mallas antiheladas, sombreaderos y el uso de mulch sobre el suelo.
Fortalecer la producción para el autoconsumo familiar de manera de contar con alimentos siempre sin depender de condiciones climáticas, productivas y de mercado favorables para generar ingresos destinado a la compra de ellos. Disponer de cereales, huertos hortícolas, chacras, diversos frutales, animales menores, miel y hierbas medicinales.

Organizarse para optar a proyectos de agua potable rural, mejoramiento comunitario y trabajos asociativos.

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Cargando...

0

Estoy Verde y Equilibra, Emprendimientos sustentables desde San Pedro de la Paz

Congreso Futuro 2019 se extendió por Chile y llegó a 10 regiones del país