en

Diseñan y manufacturan artefactos domésticos donde la calabaza es la materia prima


Iniciativa de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío


La investigación fue llevada a cabo en colaboración con el Centro de Educación y Tecnología para el Desarrollo del Sur (Cetsur), organización que trabaja por la construcción de localidades sustentables en el sur de Chile.

Gracias a la innovación e imaginación de alumnos de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad del Bío-Bío (UBB), diversos artefactos que son utilizados en el hogar o en el colegio, fueron diseñados y fabricados en base a calabaza no comestible, cultivada por pequeños agricultores locales.

La idea del proyecto es crear metodologías y principios de la sustentabilidad conjugando valores culturales con el desarrollo de productos que incluyan tecnología e innovación, además de familiarizar a los estudiantes con el trabajo con empresas y organizaciones productivas.

Claudia Miguieles, docente de la UBB, destacó la gran variedad de artefactos que se pueden fabricar en base a calabaza, gracias a las propiedades físico mecánicas del fruto, a la calidez de su textura, su flexibilidad y su impermeabilidad, además de servir para crear elementos para uso terapéutico de personas con disgrafía.

“Cualquier producto natural puede llegar a ser una potencial materia prima. Justamente se trata de ir redescubriendo las materialidades disponibles, dejando de lado aquellas que no aportan al cuidado medioambiental”, agregó Miguieles.

Por su parte, Samuel Soto, también docente de Diseño Industrial UBB, manifestó que cualquier producto natural con un tratamiento adecuado puede constituir gran parte o todo un producto, pero lo verdaderamente importante es que el proyecto esté pensando con firmeza en la sustentabilidad y no en el obsoleto concepto de “reciclaje”, que no es tal”.

Agregó que las nuevas generaciones de diseñadores deben comprender que este trabajo debe ser hecho en conjunto, ya que beneficiará a todos en una cadena ecológica virtuosa, por lo tanto “debemos dar el ejemplo como país y llevar la delantera en el diseño sustentable”, dijo Soto.

En la misma línea, Pablo Oliva, docente UBB, añadió que dentro del balance del proyecto, es importante mencionar el nivel de gestión, donde la participación activa de Cetsur y de los productores, fue fundamental para la aplicación del diseño tecnológico en innovación sustentable y para la vinculación con el medio, como trabajo integrado para la formación de nuevos profesionales.

“La aplicación de tecnológica e innovación con materiales sustentables, permite explorar nuevas áreas del conocimiento, creando conciencia ambiental tanto en el diseño del proyecto, como en el usuario final”, aseguró Oliva.

Los artefactos

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

San Pedro de la Paz se convirtió en el epicentro de los desafíos medioambientales del país

Economía circular, un paso más allá del reciclaje