en ,

Especialistas de Agronomía UdeC buscan establecer protocolos para producción y recolección sustentable del Maqui

Considerando la alta presión de recolección que experimenta actualmente el maqui, lo que pone en riesgo el ecosistema y productividad de esta especie nativa, profesionales de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción y de la Corporación Nacional Forestal, Conaf, se encuentran ejecutando el proyecto denominado “Evaluación de técnicas y protocolos silvícolas en maqui para la producción sustentable de frutos y su recolección en la zona centro-sur de Chile”, orientado a proponer y evaluar técnicas y métodos de poda de brotes y raleo de vástagos para el protocolo de un manejo fisiológico silvícola sustentable para el maqui como Producto Forestal No Maderero (Pfnm), del cual hoy en día son principalmente recolectores silvestres los que cosechan sus frutos. 

“Estamos proponiendo un manejo de podas y de raleo de este árbol-arbusto para poder asegurar una mejor producción, siempre en la misma superficie, lo que hoy no ocurre, porque con el método de cosecha que se utiliza se dañan mucho las ramas de producción de frutos y el arbusto tarda de dos a tres años en volver a dar frutos; entonces, con estos protocolos de manejo se quiere llegar a que todos los años se pueda cosechar”, explicó la investigadora responsable y académica de la Facultad de Agronomía, Dra. Susana Fischer.

El proyecto, que se adjudicó 45 millones de pesos, involucra a recolectores silvestres, propietarios de bosques nativos y profesionales de Conaf, de modo de ir comprometiendo a los distintos actores que intervienen en la cadena de valor, con el fin de lograr un manejo del recurso “bosque nativo” sustentable y que preserve el ecosistema de tres zonas donde se realiza el estudio. “Uno de los sectores está ubicado en Coihueco, que es precordillera con suelos derivados de ceniza volcánica; luego en el valle regado, específicamente en el cerro Cayumanqui, en una zona de protección que fue afectada el 2017 por incendios forestales; y por último en Tregualemu, en el límite de la región del Biobío con la región del Maule”, explicó la Dra. Susana Fischer.

En la investigación participa un equipo multidisciplinario de investigadores-docentes del Departamento de Producción Vegetal de la Facultad de Agronomía: Dr. Antonio Pinto, quien evalúa la productividad de sitios y eficiencia económica de manejo; el Dr. Richard Bastías y la Dra. Susana Fischer, quienes realizan la evaluación de la producción y manejo del maqui en las localidades anteriormente señaladas; y la Dra. María Dolores López, quien estudia la capacidad antioxidante del fruto. “Nuestro objetivo es, una vez definido el o los mejores manejos de poda, socializar estos protocolos con recolectores silvestres, Conaf y empresarios agrícolas y/o agricultores, de modo que pueda ser utilizado para mejorar la producción del maqui en distintos ecosistemas y como una herramienta de control y de evaluación del trato a este ecosistema en general y a la especie en particular”, apunta la Dra. Fischer.

Súper fruto
La alta demanda del maqui obedece, entre otros factores, a que posee ingredientes funcionales o ingredientes bioactivos, que son los que ayudan a prevenir enfermedades o mejorar la salud. “Estos frutos son más apetecidos si son de un origen nativo. Si te fijas, los europeos y los asiáticos, por ejemplo, valoran mucho esta característica. De hecho, en España se vende el maqui en polvo biofilizado a 40 euros los 300 gramos (más de 30 mil pesos chilenos), lo que demuestra que son altamente valorados”, puntualiza Fischer.

El pequeño fruto, de intenso color morado, hoy en día cobra mayor relevancia al ser un poderoso antioxidante que otorga a las personas bondades medicinales y nutricionales.

Panorama UdeC

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

Anuncian medidas para la recuperación de la rana del Loa

Chile logra apertura del mercado suizo para productos orgánicos