en ,

Greenpeace: “Bosques, ganadería y formas de alimentarse son claves para enfrentar el cambio climático”

La protección y restauración de los bosques como también la reconversión urgente del sistema alimentario mundial a través del cambio en la dieta aparecen como dos de las soluciones clave para la creciente crisis climática que enfrenta el planeta de acuerdo con el esperado nuevo informe sobre cambio climático que se  acaba de dar a conocer y que ha sido elaborado por algunos de los científicos más prestigiados del mundo.

El informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) revela que, desde el período preindustrial, la temperatura sobre la tierra ya ha aumentado 1.53 °C en comparación con el promedio global de 0.87 °C de aumento, teniendo en cuenta la temperatura sobre el océano y la tierra.

El aumento de la temperatura, dice el informe, está afectando la seguridad alimentaria e impulsando la desertificación y la degradación del planeta.

“Defender y restaurar nuestros bosques y cambiar nuestro sistema alimentario comiendo menos carne ayudará a convertir la crisis climática en una nueva esperanza para la naturaleza y las personas. Nuestra tierra y biodiversidad están bajo una enorme presión”, dijo el Estefanía González, coordinadora del área de campañas de Greenpeace.

El informe especial del IPCC sobre el cambio climático y la tierra advirtió que más de una cuarta parte de la tierra está sujeta a la “degradación inducida por el hombre”.

“Por eso es que, para proteger nuestro clima y alimentar al mundo, se requiere una acción inmediata y decidida. Por eso es que los gobiernos están obligados a actualizar y mejorar sus objetivos de acción climática a la luz del informe del IPCC. Y esto es una cuestión que adquiere especial importancia en el caso de Chile, país que será sede de la próxima cumbre de cambio climático. Es necesario por parte del presidente Piñera mayor ambición si es que quiere posicionarse como verdadero líder medioambiental”, agregó González.

De acuerdo con la ONG ambientalista, el desafío es enorme, pero hay opciones y decisiones importantes que tomar.

“Una de las más importantes es cambiar la forma en que producimos alimentos y lo que comemos ayudará de manera decisiva en la protección de nuestro clima y promoverá la seguridad alimentaria. Un impulso drástico hacia menos consumo de carne y lácteos en nuestras dietas es un paso clave para proteger la salud del planeta y, por cierto,  abre una etapa de discusión muy relevante respecto de la manera en que hemos usado nuestras tierras y la forma de alimentación que hemos llevado hasta ahora”, explicó Estefanía González.

Datos clave del informe del IPCC:

El 23% de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero provienen de la deforestación, los incendios forestales y la agricultura. Sin embargo, la tierra puede actuar como un poderoso reservorio de carbono para ayudar a mitigar lo peor del cambio climático.

Las emisiones del sistema alimentario en su conjunto, incluida la producción y el consumo, representan hasta el 37% del total de las emisiones mundiales de GEI (gases de efecto invernadero) inducidas por el hombre.

El consumo de carne se ha más que duplicado en los últimos 60 años, ya que la tierra se convirtió para uso agrícola a un ritmo sin precedentes en la historia humana.

Alrededor de 2 mil millones de adultos tienen sobrepeso u obesidad, pero 821 millones de personas todavía están desnutridos, lo que pone de relieve la necesidad de reformar el sistema alimentario mundial.

Greenpeace
Foto: Gobierno de México

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

UACh lamenta fallecimiento del Dr. Manfred Max-Neef

Condenan a sanitaria ESSAL por daño ambiental del lago Llanquihue