en ,

Autoridades, investigadores y comunidad conmemoran los 20 años de la Iniciativa Científica Milenio

Los ministerios de Economía y Ciencia conmemoraron los 20 años de la Iniciativa Científica Milenio, programa público que desde  1999 ha impulsado 101 centros de investigación de frontera en Chile. La actividad, que se efectuó en el Museo de Arte Contemporáneo y congregó a la comunidad científica chilena y autoridades como antesala del traspaso de la Iniciativa a la nueva secretaría de Estado en los próximos meses.

Desde sus institutos y núcleos, se han formulado 19.500 publicaciones de alto impacto, incentivado más de 400 redes de colaboración nacional e internacional y contribuido a la formación de casi 9 mil científicos. Además, un total de 23 premios nacionales de ciencias exactas y sociales han sido parte del programa a lo largo de su historia.

“Hace 20 años, Chile era un país donde hacer ciencia era más difícil, y por eso éramos visto como un país latinoamericano con pocos avances. Hoy, investigaciones chilenas están en la frontera del conocimiento global”, dijo su directora ejecutiva, Nicole Ehrenfeld. “Milenio ha ayudado a posicionar a algunas líneas de investigación chilena hasta la frontera de la ciencia y ha influido en una generación de investigadores líderes en ámbitos de alto impacto”.

Apoyado por Banco Mundial

Milenio surge de las recomendaciones formuladas por referentes científicos de todo el mundo,  convocados por el Gobierno del Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle para ser parte de la conferencia “Lograr la Globalización del Conocimiento”. Entre los asistentes a la cita estuvieron entre otras personalidades, del Dr. Kun Mo Chung, artífice del despegue de Corea en Ciencia y Tecnología; Charles Simonyi, director científico mundial de Microsoft; Bruce Alberts, presidente de la Academia de Ciencias los Estados Unidos; además del Dr. Claudio Bunster y de miembros de la comunidad de investigadores locales.

Tras conocerse las conclusiones del encuentro, la Iniciativa Científica Milenio comienza a ser diseñada por consultores extranjeros y el Banco Mundial, organismo asesor interesado en impulsar el desarrollo de I+D en los países emergentes, y que otorgó un crédito especial al país para su implementación. Así nació, finalmente, en junio de 1999, la Iniciativa Científica Milenio, un programa gubernamental que fue apoyado por el Estado de Chile durante estos 20 años y que hoy financia 36 centros de investigación de excelencia en todo Chile y articula una red de científicos que busca posicionar a nuestro país como una referencia global diversas disciplinas.

El programa nació y permaneció bajo el alero del Ministerio de Planificación, hoy de Desarrollo Social, hasta 2011, año en el que fue traspasado al Ministerio de Economía, Fomento y Turismo. En los próximos meses, su funcionamiento dependerá del nuevo Ministerio de Ciencia, Innovación y Tecnología, liderado por el ministro Andrés Couve, quien hasta diciembre del año pasado encabezaba uno de los institutos milenios.

Juan Andrés Fontaine, titular de Economía, Fomento y Turismo, recordó que “a mí me correspondió recibir en el Ministerio de Economía a la Iniciativa Científica Milenio hace nueve años, cuando se trasladó desde el Ministerio de Desarrollo Social, a Economía y ahora le debo darle la despedida a esta iniciativa, porque en un tiempo más se traslada al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación”.

“Esta iniciativa, va a seguir contribuyendo, al desarrollo científico y tecnológico del país, en el lugar donde esté. Milenio amplía nuestro conocimiento, mejora nuestra economía y es la base de la innovación”, señaló Fontaine.

Colaboración internacional

En los últimos cinco años, los centros de investigación Milenio han realizado un total de 5.413 publicaciones en revistas de alto impacto a nivel internacional: uno de sus Centros, el Instituto Milenio BNI de la Universidad de Chile fue portada en la Revista Nature Cell Biology. Fundaciones internacionales, como las de Bill Gates y el actor Michael J. Fox, han entregado fondos para investigaciones desarrolladas por científicos locales para comprender de mejor forma la enfermedad de Párkinson y los relojes circadianos.

“A través de la asociatividad, este programa representa una nueva visión y una nueva manera de hacer ciencia que actualmente es un modelo reconocido y elogiado a nivel internacional. La Iniciativa Milenio ha producido ciencia de gran calidad, ciencia multidisciplinaria y ciencia que agrega valor en identidad en la misma comunidad científica, innovación y acercamiento en la empresa, educación, cultura, políticas públicas y aspectos regulatorios”, señaló Andrés Couve, Ministro de Ciencia, Conocimiento, Innovación y Tecnología.

Los estudios para el desarrollo de una vacuna contra el virus sincicial por parte del IMII albergado en la Universidad Católica; la expedición Atacamex, del Instituto Milenio de Oceonagrafía, que llevó a un grupo de investigadores al punto más profundo de nuestro océano; y los indicadores chilenos de depresión, descritos por el Instituto Milenio MIDAP, son un ejemplo de los hitos marcados en las últimas dos décadas. Los institutos y núcleos Milenio son adjudicados por un comité compuesto por un panel de referentes científicos internacionales.

Uno de ellos es el investigador argentino Jorge Galán, experto mundial en el estudio de la fiebre tifoidea, quien durante los últimos seis años ha liderado el comité de Ciencias del programa. El académico de la Universidad de Yale subrayó que Milenio ha contribuido a “elevar el nivel de la ciencia chilena” en los últimos 20 años, destacando el apoyo de distintos gobiernos para la continuidad de la Iniciativa, un hecho, a su juicio, poco frecuente para el contexto de América Latina.

“Milenio ha contribuido para definir una medida de éxito. Aun cuando el programa no es cuantitativamente de los más grandes en términos de recursos, al fomentar la excelencia es capaz de marcar pautas que tiene un impacto más allá de los proyectos que apoye, y eso en la comunidad científica general se traduce en aumentar la exigencia. Es algo muy importante, porque la ciencia y la industria del conocimiento, para los países en desarrollo, son el futuro”, aseguró el Dr. Galán.

Respondiendo las grandes preguntas

Los institutos de ciencias naturales y exactas reciben US$ 1.3 millones anuales, mientras que los de ciencias sociales US$ 500 mil. En el caso de los núcleos, los recursos van desde US$ 300 mil a US$ 100 mil anuales, respectivamente. Sus objetivos se sustentan en cuatro pilares: investigación competitiva a nivel internacional, formación de nuevos científicos, formación y mantención de redes internacionales de colaboración y promoción del conocimiento hacia la sociedad.  Actualmente, más de 300 científicos chilenos son parte de 10 institutos y 26 núcleos, evaluados en su adjudicación por parte de consultores internacionales.

La directora de Milenio explica que este mecanismo apunta a incentivar la asociación de diversos equipos de investigadores. “El propósito es que los científicos se encuentren en función de una pregunta, ojalá desde una colaboración multidisciplinaria, para que en la búsqueda de las respuestas más difíciles vayan construyendo ciencia de frontera. Aprender a trabajar en grupos no es fácil, pero es también una oportunidad para ir creciendo y madurando. Esto es lo que genera una masa crítica de investigadores con el potencial de llevar la ciencia del país a la frontera mundial”.

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

Estudio analizó los factores que influyen en el desarrollo del estado larval de los invertebrados marinos

Realizan charlas sobre el cuidado del medio ambiente a estudiantes de Arauco