en

Estudio UCSC compara la dieta del tiburón pintarroja en presencia y ausencia de la macroalga parda

Durante más de dos años se investigó la presencia y comportamiento del tiburón pintarroja en la zona de Chome y Lenga.

Sara Vásquez, reciente titulada del Magíster en Ecología Marina de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), estudio a través del análisis de isótopos estables la ecología trófica del tiburón pintarroja y su relación con la presencia del Huiro (Lessonia trabeculata). Si bien esta especie de tiburón habita desde Perú hasta Chiloé, existe poca información de esta especie, a pesar que es bastante popular para los pescadores que interactúan con el mar, diariamente.

El estudio se realizó en las caletas Chome y Lenga, ambientes costeros donde la presencia del Huiro crea un refugio ideal para que este tiburón pueda camuflarse y capturar a sus presas. En específico, Sara Vásquez a lo largo de sus Tesis evaluó la dieta considerando ejemplares machos y hembras y la presencia y ausencia de la macroalga parda. 

Los resultados permitieron identificar que en ausencia de Huiro (Caleta Lenga), los tiburones machos y hembras se alimentan de recursos similares, no existiendo diferencias significativas entre sus dietas. En este ambiente, existe una baja disponibilidad de refugios. “Aquí, los tiburones pintarroja están agrupados, machos y hembras comparten los mismos espacios, alimentándose de las mismas presas”, afirma Sara Vásquez. 

Por el contrario, la presencia de esta macroalga, sumado a la existencia de grietas,  genera microhábitat donde los tiburones pueden refugiarse. “En el escenario de Caleta Chome las hembras tienden a alimentarse de presas con diferentes niveles trófico como cangrejos, peces y crustáceos, y presentan una dieta con mayor diversidad de recursos en comparación a los machos”, sostiene Sara Vásquez.

Este tipo de sinergia es beneficioso para la especie, así la diversificación de dietas permite a los machos alimentarse para aumentar su capacidad fisiológica y favorecer el apareamiento, mientras que las hembras tienen mayor capacidad para la producción de huevos. Actualmente Sara continúa trabajando en ampliar  el conocimiento sobre este tipo de este tipo de especie, la cual según la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) se ubica en la categoría de datos insuficiente. 

Los directores de tesis fueron Konrad Górski, codirector Iván Hinojosa en colaboración con la investigadora Nicole Collin. Además, contó con el apoyo del Centro de Investigación en Biodiversidad y Ambientes Sustentables (CIBAS) y Fundación PADI.

Comentarios

Respuesta

    Un Ping

    1. Pingback:

    Agregar un comentario

    Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

    Loading…

    0

    Comments

    0 comments

    Ministro de Agricultura visita Estados Unidos para solicitar apertura de arándanos sin fumigación del Biobío

    En Ñuble y Biobío: Proyecto de especies amenazadas busca la conservación del hábitat del Huemul