en

“La participación de Chile en el inventario global de emisiones es baja, pero somos muy vulnerables al cambio climático”

Giovanni Calderón Bassi, Director Agencia de Sustentabilidad y Cambio Climático

Calderón, quien encabeza este órgano ejecutor perteneciente a CORFO, aseguró que el trabajo de fomento que realizan siempre implica alguna medida de adaptación o mitigación a los efectos del cambio climático. Además, dijo que en los últimos años hemos logrado un gran avance en la comprensión de los impactos del cambio climático, ya que lo estamos viviendo con una incidencia importante sobre la mayor parte de las actividades productivas, en el medio ambiente y la biodiversidad.

¿Cuál es la misión de la agencia y cuáles son sus ámbitos de cobertura?

Nosotros estamos en un proceso de revisión de nuestra misión. Y en ese proceso, que ha involucrado a toda la institución, tenemos la convicción de que nuestra misión fundamental es fomentar la producción sustentable, priorizando las pequeñas y medianas empresas, a través de procesos de diálogo y acuerdos voluntarios público privados, con el objetivo de colaborar al desarrollo de los territorios.

Abordamos desde la introducción de las mejores prácticas disponibles en determinado ámbito productivo como la agricultura, minería, puertos o agroindustria, por mencionar algunos, hasta la participación temprana en proyectos de inversión. Y todos nuestros instrumentos aplicamos líneas de acción que impliquen reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, ahorro de agua, eficiencia energética o manejo sustentable de residuos, entre otras medidas que tienden a adaptar las empresas a los efectos del cambio climático o mitigar sus emisiones.

¿Cómo buscan fomentar la dimensión del cambio climático y el desarrollo sostenible en el sector privado y en los territorios?

La agencia tiene esencialmente un rol de fomento de la producción. No hay que olvidar que es un comité creado en el seno de la CORFO, por lo tanto, fomentamos la producción sustentable, es decir, la que aplica ciertos estándares sociales y medioambientales que permiten el correcto desarrollo de las inversiones en el largo plazo, en armonía con el medio ambiente y las comunidades.

En ese marco, nuestros instrumentos ayudan a implementar acciones para transformar la producción tradicional en una más sustentable y esas acciones, como la eficiencia energética o la reducción de la huella hídrica, por dar algunos ejemplos, tienen un foco orientado a mitigar o adaptarse a los efectos del cambio climático.

¿Cuál es la importancia de los acuerdos de producción limpia en el marco de la estrategia de cambio climático y sustentabilidad?

Los Acuerdos de Producción Limpia (APL) van enfocados a mejorar los estándares medioambientales de las empresas, especialmente las Pymes. Hasta la fecha se han suscrito 150 acuerdos, que entre otros resultados permiten disminuir emisiones de gases de efecto invernadero. Es por ello que, en 2012, la ONU validó internacionalmente a los APL como la primera Acción de Mitigación Nacionalmente Apropiada (NAMA por su sigla en inglés).
Dese 2016, se decidió reportar públicamente las reducciones de emisiones logradas a través de estos acuerdos, según la directriz del Ministerio de Medio Ambiente, siendo los APL la primera acción de mitigación chilena en reportar reducciones a Naciones Unidas. Entre los años 2012 y 2017 se estimaron reducciones de 454.427 toneladas de CO2 equivalente. Estos resultados dan cuenta del potencial que tienen los APL en el marco de la estrategia de cambio climático y sustentabilidad.

¿Cuál es su mirada, diagnóstico y los desafíos país en materia de cambio climático?

La participación de Chile en el inventario global de emisiones de gases de efecto invernadero es muy pequeña, pero somos un país muy vulnerable al cambio climático, por tanto el desafío va más en la línea de la adaptación a las nuevas condiciones climáticas.
En ese sentido, en los últimos años hemos logrado un gran avance en la comprensión de los impactos del cambio climático, ya que lo estamos viviendo con una incidencia importante sobre la mayor parte de las actividades productivas, en el medio ambiente y la biodiversidad. Nuestros instrumentos apuntan precisamente a eso, de manera de llegar a ciertos estándares medioambientales, que sean viables económicamente y permitan además contribuir al cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de reducción de emisiones a nivel mundial.

¿Qué relevancia, desafíos y responsabilidades tiene Chile luego de ser elegido la próxima sede de COP25?

La COP 25 será una instancia muy clave para la tramitación del Acuerdo de París y lo que se llama el libro de reglas. Y ese es el gran desafío, poder finiquitar la tramitación del libro de reglas, que son los procedimientos para poder cumplir las metas que se establecieron en el Acuerdo de París. Quedó también pendiente de Polonia un tema que es fundamental, los mercados y la forma cómo se relacionarán las instituciones y los instrumentos financieros que se van a empezar a generar a partir de la entrada en vigencia del Acuerdo de París en 2021.

Recordemos que el Protocolo de Kioto, que antecede al Acuerdo de Paris y culmina su vigencia en diciembre 2020, dio lugar a los famosos bonos de carbono, que tuvieron un auge muy importante, pero dejaron de ser un instrumento eficiente para el objetivo que se fijaron inicialmente de reducción de los gases de efecto invernadero. El tema de los mercados es clave para poder implementar adecuadamente los contenidos del Acuerdo de Paris y eso se va a resolver acá en Chile.

¿Cuál es el trabajo que están realizando con los viñateros del Biobío?

En enero firmamos en Yumbel un Acuerdo de Producción Limpia (APL) que beneficiará a 24 productores de uva vinífera vinculados con la fabricación de vino artesanal. El APL es un trabajo que se implementará en el plazo de dos años, en conjunto con la Asociación Gremial de Viñateros del Biobío área Yumbel y distintas instituciones públicas, para mejorar los procesos de producción vitivinícola, lo que significa implementar medidas como manejo de suelo, consumo eficiente de agua, disminuir el consumo de plaguicidas, incorporar eficiencia energética y el uso de energías renovables, entre otras.

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

Investigadora del Núcleo MICROB-R recibe premio internacional por sus aportes en inocuidad alimentaria

Divulgación científica y naturaleza para todos