en ,

Buscan nuevos usos de valor agregado para el carbón regional

por: Juan Francisco Arias

Un estudio que busca innovar en nuevos usos para el carbón, desarrolla en conjunto el Ministerio de Minería junto a Corfo Biobío y el Centro Eula de la Universidad de Concepción (UdeC), trabajo que podrá derivar en su aplicación para la confección de materiales de alta demanda a nivel mundial.

Se trata del proyecto “Paquete tecnológico para la producción de materiales carbonosos de alto valor agregado a partir de carbones de la cuenca carbonífera de la Región del Biobío”. Un trabajo que, en un plazo de dos años, generará información científica, tecnológica y económica que permita evaluar la factibilidad de producir materiales carbonosos avanzados a partir del carbón regional .

Para ello, se diseñará un plan de transferencia y sustentabilidad, que considera estrategias para implementar el paquete tecnológico a través de la coordinación entre la UdeC y la seremi de Minería del Biobío.

Desde este último organismo, el seremi Óscar Muñoz valoró el proyecto, explicando que “este es un estudio de gran importancia para nosotros, ya que la actividad minera regional tiene el desafío de introducir procesos de innovación y cambios tecnológicos que les permitan potenciar su desarrollo en un contexto de sustentabilidad, reconversión y modernización productiva, buscando usos alternativos al tradicional uso energético para el carbón de la cuenca carbonífera de la Región y agregando valor a un recurso natural altamente cotizado a nivel mundial como fuente de carbono para obtener otros productos no combustibles”.

En paralelo, el financiamiento para la transferencia y difusión del paquete tecnológico contará con recursos estatales que alcanzan los 120 millones de pesos, dispuestos en su mayoría por el Comité de Desarrollo Productivo Regional, Corfo Biobío.

Su directora ejecutiva, Macarena Vera, explicó que la experiencia internacional muestra que los programas de fomento y reconversión productiva en zonas cuya economía se basa en la extracción de recursos naturales, han tenido éxito cuando logran promover el crecimiento sostenible a través de distintos factores.

Vera agregó que “el capital humano, la diversificación productiva y particularmente a través de la innovación, desarrollando y adaptando tecnologías que incorporen los recursos naturales en cadenas productivas de alto valor. En ese contexto poder apoyar proyectos como este es clave para nosotros, porque va precisamente en ese camino”.

Características

La actividad minera del carbón en la Región del Biobío comenzó a decaer paulatinamente a mediados del siglo pasado, viviendo su momento más complejo en 2006 con el cierre definitivo de las faenas dependientes de Enacar.

Actualmente, las reservas de carbón en la zona han sido estimadas por Sernageomin en aproximadamente 140 millones de toneladas, con una producción regional que se destina a suplir requerimientos energéticos puntuales de algunas industrias. Sin embargo, la generación termoeléctrica nacional, principal consumidora de carbón en Chile, importa la totalidad del material que consume, lo que ha ayudado a generar una sistemática disminución de su producción regional.

En ese escenario, y debido además al establecimiento de regulaciones ambientales cada vez más estrictas, junto a la paulatina descarbonización de la matriz energética nacional, la minería del carbón enfrenta claras amenazas para su sustentabilidad.

Frente a ello es que las características del tipo de carbón que existe en nuestra zona, harían posible la producción de materiales carbonosos de alta demanda en el mercado, entre ellos carbones activados y grafito sintético.

La académica de la Facultad de Ciencias Ambientales de la UdeC e investigadora del Centro Eula, Dra. Claudia Ulloa, quien lidera el proyecto, detalló que “el carbón de la Región posee características que, en principio, viabilizarían alternativas tecnológicas que permitan agregar valor a este recurso. Específicamente, el contenido de carbono y rango del carbón permitiría producir materiales carbonosos, para usos no combustibles, de alto valor agregado y creciente demanda en el mercado. Entre estos productos ocupan el lugar más destacado materiales carbonosos como, por ejemplo, carbones activados y grafito sintético, cuyas tecnologías y procesos de producción a partir de carbón se encuentran desarrollados a escala industrial”.

La investigadora añadió que el campo de aplicación de estos productos es extremadamente diverso, abarcando desde la utilización de carbones activados en procesos de depuración avanzada de efluentes líquidos y gaseosos, control de olores y potabilización avanzada de agua; hasta el uso de grafito sintético para fabricar electrodos, ánodos de baterías de ion litio y nanomateriales de grafeno.

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Loading…

0

Comments

0 comments

Construirán el primer laboratorio de prototipado experimental piloto en construcción sustentable

Esto es lo que dicen los científicos: el cambio climático llega antes y más fuerte de lo previsto